Tras reiterarle la corona y la joyas, el ataúd de Isabel II baja a la bóveda real en la capilla de San Jorge

La corona y las joyas que durante 10 días acompañaron el féretro de la reina Isabel II fueron retiradas en la capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor. Momentos después, se rompió el bastón de mando y fue depositado en el féretro lo que marcó el fin del servicio de la soberana, antes de que el ataúd bajara a la bóveda real.

Leer artículo completo